miércoles, 31 de diciembre de 2008

Política de pegatina

Han pasado ya cuatro años desde que se aprobara la ley contra la violencia de género. Esa de la que tanto se jactó el señor Caldera en su momento y que según los socialistas iba a ser la panacea que solucionara el problema.
Sin embargo, cuatro años después se puede ver como esa ley ha servido de poco (más bien de nada), puesto que las cifras no sólo no descienden, sino que van en aumento (recuperándose los niveles más elevados de por aquel entonces). Y es que no tiene sentido aprobar una ley sin medios para hacer que se cumpla: escasez de agentes de seguridad del estado, colapso de los juzgados, ¿cierta incompetencia o poca preparación de algunos?. Todos estos factores nos dan como resultado que la ley, por un lado o por otro, termina haciendo aguas, y las mujeres, lamentablemente, lo terminan pagando con su vida.
Creo que nuestros políticos deberían de dejarse de tanta política de pegatina y de tebeo, esa que sirve para hacerse la foto de turno y para aparentar y ganar votos y que luego queda en agua de borrajas. Y es que no se trata de un juego, estamos hablando de cosas demasiado importantes, en concreto la vida de cientos de mujeres en los últimos años si nos referimos a la violencia de género.
Está claro que todo lo que se haga al respecto para solucionar el problema es bueno y ha de ser bien recibido. Pero si se demuestra que no funciona (cosa que está pasando) habrá que aportar más soluciones y no parapetarse en falsos ideales.

2 comentarios:

J. F. Sebastian dijo...

Feliz Año 2009, la crisis no podrá con nosotros.

Cuidado con la garrafa

sonia7386 dijo...

Que razon tienes, y es que si no funciona por que no lo cambian? por no reconocer que lo han hecho mal? y por ello sigue pagando la gente algunas de ellas incluso con su vida...

En fin, aunque sea con retraso feliz año!!